Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 24 de febrero de 2015

EL SUEÑO DE TOA MUJER (ER CRISTIAN)

EL SUEÑO DE TOA MUJER  (Er Cristian) (Segundo Certamen de Monólogos
)




Tres y media de la madrugada, la única vez que por propia voluntad (eso es muy discutible) salgo a una discoteca de esas que nuestras madres o abuelas dirían que ponen  “chumba-chumba” (lo sé, parece suhaili pero en idioma “madre” se traduciría "música a toda pastilla"). 
Me duelen los pies, porque he quebrantado la quinceava norma del decálogo de Mujeres de hoy: “Si piensas bailar, no estrenes botines” además del artículo 3 barra e) de la ley internacional de Mujeres Progresistas: “Para presumir…no sufrir, que les den dos duros” (derogada a partir de la entrada del euro.)
Me duelen los tímpanos. Se me olvidó decirles que tengo un oído super-fino: oigo caer un alfiler al suelo a trescientos metros a la redonda.
¡Qué sopor más soporífero! 
Y mi amiga, sí esa rubia tan mona que ni se ha despeinado en toda la noche, que cada media hora se retoca en el espejo del wc, me da un codazo y me suelta: “mira, esos dos tiarrones vienen hacia nosotras” 
¡Lo que me faltaba: conversación!
Miro mi reloj… suplico clemencia. Pero no la hay, mi amiga ha metido tripa y sacado pecho…sí, sí…¡¡¡más aún!!! Y la película cambia de revoluciones… los veo abrirse paso desde la otra punta de la discoteca a cámara muuuuuuy leeeeeeenta. 
- Es tarde…_ intento casi con desesperación mientras muevo los dedos de mis pies a ver si todavía no están cangrenados._ ¿y si nos vamos…?
- Mira que eres sosa, nena… míralos…ya vienen. Tú sigue bailando, como si nada…
Obedezco como una autómata, disimulando mi bostezo y moviéndome sin ritmo, solo los pies, izquierda-derecha, derecha-izquierda… ¡qué penitencia, por dios!
Echo una mirada de nuevo al reloj…¡sólo han pasado diez minutos! y cuando la levanto me encuentro con un tipo repeinado estilo fiebre del sábado noche y una hilera de un montón de dientes blanqueados (o será la luz de la disco…ya no lo sé) con un traje de Armani y un Iphone 8. El otro está iniciando conversación con mi amiga. Suspiro.
- Sabes?_ me suelta para ir abriendo boca (la suya, porque la mía sólo la abro para bostezar cual león de la “metro golden mayer” )
- ¿Qué?_ le digo con menos entusiasmo que un discurso de Rajoy.
- Pues te he visto desde el fondo de la pista y me he dicho: ¡la mare que me pario, que ojos  tiene esa chica!
- ¿Sí?_ le digo con un gesto torcido_ pues ya me darás la dirección de tu oculista… porque debes tener una super-visión de la leche, tío.
- ¡Jajaja!_ suelta una risotada_ que resalá..., y que bien que me caes  
- porque no me conoces, pero no nos esforcemos…  ¿vale?
- Vaya, vas de dura…
- Me duelen los pies y tengo los dedos cangrenados.
De pronto y sin mediar palabra, me coge en volandas y me lleva hasta esos sofás rojos--granates de cualquier discoteca y me deposita allí. Yo alucino y no he podido reaccionar a tiempo:  él ya se ha agachado y me ha quitado uno de los botines. ¡Por favor, quiero morirme!
- Soy un masajista especial... mi madre es callista y curandera, ya ves…de tal palo….y ahora que digo "palo"..._ me suelta mientras saca de su bolsillo un minilátigo plegable y pone mi pie con los horribles calcetines de rombos (quién iba a imaginar esto…) en su rodilla. Después añade las palabras más sensuales que me podían decir en ese momento_ ¡Relájate… y disfruta..."Autanasia"!
- No...no...me llamo Anastasia...¿y tu nombre?
- Soy Grey. ..Cristian Grey...pero todos me disen: "Er Cristian" o er "Malocotonero" o er "Mangui-manguera" 
- Perdón por los calcetines, lo sé: son horribles_ admito avergonzada con un hilillo de voz.
- Pos eso no ha de ser poblema_ y me los quita de pronto…dejando libres cinco dedos morcillones tan enrojecidos como mis orejas._ que en la fragoneta tengo cinco pares a un euro...vamos??
Decidido. Desde ese momento, se que el hombre de mi vida tiene que ser masajista, fisioterapeuta o callista. Ohhhh... "er cristian"... (continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario