Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 6 de junio de 2012

AQUÍ, PAZ... Y DESPUÉS, GLORIA



AQUÍ PAZ… Y DESPUÉS, GLORIA.

Para Paz, esa amiga rockera que me prestó incondicionalmente su historia para convertirla en monólogo.

No, no fue un detalle de buen gusto, por tu parte, en nuestra primera cita, aparecer borracho.

Juro que antes de ponerle un título digno a este monólogo, se me pasó por la cabeza: “A perro flaco… todos son pulgas”, pero preferí dejar tan sugerente refrán para la siguiente ocasión.

Por eso, y porque llamar “pulga” a un individuo como tú, es cuando menos, insuficiente. Y no me gusta quedarme corta: es que... te queda grande.

Mira si soy buena gente, que incluso te hubiese perdonado el insignificante detalle de venir borracho a nuestra cita, si hubieses estado gracioso, ocurrente, simpático… o si, simplemente, hubieses estado, a secas. Porque a todo esto: ¿estabas?.

Por un momento dudé si eras una alucinación, me vi reflejada en la canción de Melendi, cuando dice:

“Recuerdo bien nuestra ultima cita, (en este caso, primera y última, hay que precisar) Por que no fuimos ni tu ni yo,
Yo tenia miedo a que tu no fueras
Y tu por miedo a que fuera yo”

Pero sí, viniste. 
Lo se, de pura casualidad, porque realmente sentí tu presencia, un par de veces o tres, a lo sumo. No una presencia corpórea, material… sino más bien como un espíritu o un fantasma. 

La primera de esas veces, casi me sobresalté, porque te moviste, fue un ligero cambio de posición. Había tenido serias dudas sobre si te había dado un ictus o algo, incluso pensé que podías estar muerto, pero me tranquilizó el indiscutible hecho de que nadie se muere y sigue en pie, como si nada. 

La segunda realmente me asusté bastante, porque después de hora y pico pensando que eras mudo o autista, por fin sin previo aviso, te dirigiste a mi, en mitad del concierto, para decirme: ¿esto… Gloria, no se si fumabas… llevas fuego?

A lo que contesté: No, guapo. Soy Paz y sí fumo, pero no la misma marca que tú, está claro. Creo que cometí el fallo de querer concentrar demasiada información en un cerebro tan escaso.

Digo esto porque al finalizar el concierto, una pareja de amigos tuyos, se nos acercaron. Bien, pensé, ahora al menos, me los presentará y hablaré con alguien. Pero tú te limitaste a preguntarles: ¿habéis traído coche? ¿me podréis acercar a casa?

Intenté hacer señas:" Eooooo… estoy aquíiii, ¿me habré vuelto transparente?"

La chica me lanzó una mirada de lástima, y después, se dirigió a ti: "Oye.. ¿y ésta?"

Creo que comentaste algo así como: "Ah, sí. Es Gloria, pero no le pidáis fuego, no fuma."

No me molesté en sacarte del error.

A esas alturas, estaba más que claro el nulo interés que tenías por mi, pero me vinieron a la mente esos versos del gran poeta Pablo Neruda:

"Me gustas cuando callas porque estás como ausente…”

A ver... Pablo, hijo mío...¿En qué narices estabas pensando para escribir aquello? Con todos mis respetos, ¿acaso te habías casado con un loro de mujer? 
Yo si hubiera sido ella, te hago el vacío durante un año, a ver si entonces seguía apeteciéndote escribir el dichoso poema.
Para finalizar nuestra exitosa cita, al despedirnos, me saqué un cigarro y los tropecientos mecheros que llevaba en el bolso. 


Cuando ya me iba, me pediste el móvil, así que escribí rápidamente nueve números al azar en un trozo de clinex usado, y además me confundí accidentalmente de nombre porque puse, en mayúsculas, al lado: Gloria. 
Y así, me quedé no solo conmigo misma, sino también contigo, totalmente… en Paz.


:)


 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario